Saltar Menú e ir a contenido de la página
Accesabilidad Universal
Reducir texto
Aumentar texto
Contraste
RECURSOS > PREGUNTAS FRECUENTES

El desarrollo sostenible se ha definido como el desarrollo capaz de satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades (Informe Brundtland, Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, 1987).

Para alcanzar el desarrollo sostenible, es fundamental armonizar tres elementos básicos: la protección del medio ambiente, la inclusión social y el desarrollo económico. Estos elementos están interrelacionados y son todos esenciales para el bienestar de las personas y las sociedades.

Entre otras cosas, la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es una condición indispensable para lograr el desarrollo sostenible.

A tal fin, debe promoverse un desarrollo económico sostenible, inclusivo y equitativo, que cree mayores oportunidades para todas y todos, que reduzca las desigualdades, mejore los niveles de vida básicos, fomente el desarrollo social equitativo, y promueva el uso integrado y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una agenda global de desarrollo, universal y holística. Se trata de un acuerdo político histórico, firmado por 193 Estados Miembros en septiembre de 2015, que traza un marco para el desarrollo ambiental, social y económico a ser cumplido al año 2030.

Es una hoja de ruta ambiciosa -compuesta por 17 objetivos (ODS), 169 metas y 247 indicadores-, que busca eliminar -más que reducir- la pobreza, y que se propone objetivos desafiantes en materia de salud, educación e igualdad de género, clima, entre otros. Es también una agenda aplicable a todos los países y a todas las personas.

La Agenda 2030 se basa en tres principios:

1. Universalidad: Implica que los objetivos y metas son relevantes para todos los gobiernos y actores. Esto no significa uniformidad; implica diferenciación, aplicando el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas.

2. Integración: La integración de políticas públicas significa equilibrar las dimensiones del desarrollo social, progreso económico y protección ambiental. Un enfoque integrado implica la mitigación de impactos negativos y la maximización de sinergias entre objetivos.

3. Que nadie se quede atrás: Este principio aboga por que ningún objetivo será logrado a menos que se cumpla para todas las personas. El progreso debe darse independientemente del nivel de ingreso de condiciones étnicas o raciales, el color de piel, la orientación y la identidad sexual, el género, la situación de discapacidad física o mental, la religión, la nacionalidad, y la condición de migrante, entre otras características.

Para profundizar en el tema, se recomienda consultar la Resolución N° 70 de Naciones Unidas, que creó la Agenda 2030.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son 17 “propósitos” de desarrollo que, entre otras cosas, se proponen poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para el año 2030. Retoman los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y buscan alcanzar lo que estos no lograron. También pretenden hacer realidad los derechos humanos de todas las personas y generar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.

Son de carácter integrado e indivisible, de alcance mundial y de aplicación universal, tienen en cuenta las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de cada país, y respetan sus políticas y prioridades nacionales. También conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: ambiental, social y económica.

Los ODS, aplicados en metas (169), estimulan la acción hasta el 2030 en las siguientes esferas de importancia:

1. Las personas. Se busca poner fin a la pobreza y el hambre en todas sus formas y dimensiones, y velar por que todos los seres humanos puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad, y en un medio ambiente saludable.

2. El planeta. Se aspira a proteger el planeta contra la degradación, incluso mediante el consumo y la producción sostenibles, la gestión sostenible de sus recursos naturales y medidas urgentes para hacer frente al cambio climático, de manera que pueda satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

3. La prosperidad. Se apuesta por que todos los seres humanos puedan disfrutar de una vida próspera y plena, y por un progreso económico, social y tecnológico en armonía con la naturaleza.

4. La paz. Se busca propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas, que estén libres del temor y la violencia. No puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible.

5. Las alianzas. Se aspira a movilizar los medios necesarios para implementar esta Agenda mediante una alianza mundial para el desarrollo sostenible revitalizada, que se base en un espíritu de mayor solidaridad mundial y se centre, particularmente, en las necesidades de los/as más pobres y vulnerables, con la colaboración de todos los países y todas las “partes interesadas”, entendidas como todos los agentes no gubernamentales que pueden contribuir a la ejecución de la Agenda 2030, tales como personas a título individual, integrantes de la sociedad civil, organizaciones de jóvenes y de mujeres, pueblos indígenas, movimientos y redes, c&ia

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sustituyen a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), con los que se emprendió en 2000 una iniciativa mundial para abordar la indignidad de la pobreza. Los ODM fueron objetivos medibles, acordados para hacer frente a la pobreza extrema y el hambre, prevenir las enfermedades mortales y ampliar la enseñanza primaria a todos los niños, niñas y adolescentes, entre otras prioridades de desarrollo.

Los ODS son 17 “propósitos” de desarrollo que, entre otras cosas, se proponen poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para el año 2030. También pretenden hacer realidad los derechos humanos de todas las personas y generar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas.

Estos objetivos se gestaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Río de Janeiro en 2012. El propósito era crear un conjunto de objetivos mundiales relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos con que se enfrenta el mundo. Fue justamente en la Cumbre de la Tierra Rio+20 (en junio de 2012) donde se mandató la creación de un Grupo de Trabajo Abierto dentro de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) para consensuar una propuesta de objetivos y metas sobre desarrollo sostenible.

El Grupo de Trabajo Abierto, que contó con representantes de 70 países, comenzó su trabajo en marzo de 2013. Para la elaboración de la Agenda 2030, se consideró una fase de consultas con académicos y miembros de organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo, así como también consultas mundiales, nacionales y online, cuyas respuestas nutrieron el proceso. En septiembre de 2014 fue presentando el borrador ante la Asamblea General de la ONU.

Para seguir avanzado hacia la consolidación de los ODS, la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (CDS, por sus siglas en inglés) fue reemplazada por un Foro Político de Alto Nivel, que provee lineamientos y recomendaciones en materia de desarrollo sostenible. Este se reunió por primera vez el 24 de septiembre de 2015, en el marco del 68 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Finalmente, el 25 de septiembre de 2015 se aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Ese mismo año, Chile voluntariamente adscribió a la Agenda 2030.

No. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no son jurídicamente vinculantes. Sin embargo, se prevé que los países los adopten como propios y establezcan marcos nacionales para su logro.

El cumplimiento y su éxito se basan en las políticas, planes y programas de los países (sector público, empresas, organizaciones de la sociedad civil, entre otros actores).

Con todo, los países tienen la responsabilidad política primordial en el seguimiento y examen periódico, a nivel nacional, regional y mundial, de los progresos conseguidos en el cumplimiento de los objetivos y las metas para 2030 mediante los llamados “Informes Nacionales Voluntarios” (INV).

Existen diversas instancias creadas para dar seguimiento a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y favorecer a la cooperación entre los países.

El Foro Político de Alto Nivel es la principal plataforma de las Naciones Unidas (ONU) sobre desarrollo sostenible y tiene un papel central en el seguimiento y revisión de la Agenda 2030 y los ODS a nivel mundial. Se realiza anualmente en el mes de julio, bajo los auspicios del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU. Además, cada cuatro años se convoca a jefes de Estado y de Gobierno bajo los auspicios de la Asamblea General de la entidad multilateral, en la denominada Cumbre de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (o SDG Summit, por sus siglas en inglés).

A nivel latinoamericano, desde 2017 se lleva a cabo de forma anual el Foro de los países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, el cual se constituye como un mecanismo regional para el seguimiento y examen de la implementación de la Agenda 2030 y los ODS, sus metas y medios de implementación, además de otros temas relacionados.

El cumplimiento y el éxito de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se basa en las políticas, planes y programas propios de los países. Los ODS debieran actuar como una brújula a la hora de armonizar los planes nacionales con los compromisos internacionales adoptados.

Las estrategias de desarrollo sostenible asumidas e impulsadas como propias por los países requieren esquemas de financiamiento y movilización de recursos.

Se espera, además, que todos los actores de las naciones contribuyan a la consecución de la Agenda 2030, es decir, individuos, grupos u organizaciones que se ven implicados o que impactan en la implementación de Agenda 2030 (por ejemplo, organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, sindicatos, la comunidad científica, mundo académico, pueblos originarios, miembros del poder legislativo e instituciones nacionales de derechos humanos, entre otros).

Al mismo tiempo, se reconoce que las alianzas entre múltiples actores son un componente importante de toda estrategia que pretenda movilizar a las partes interesadas en torno a la Agenda 2030.

Para el diagnóstico, monitoreo y evaluación del cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se ha definido un marco de 247 indicadores mundiales (231 indicadores únicos) de seguimiento obligatorio a través del tiempo por los países que la adoptan. Este marco fue elaborado por el Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre los Indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, complementándose con indicadores regionales y nacionales formulados por los Estados Miembros.

Estos indicadores no solo deben ser medidos y analizados a escala nacional, sino que en lo posible desagregados y detallados para producir diagnósticos específicos sobre territorios y grupos de población, ya que ningún objetivo debe considerarse alcanzado mientras no se haya conseguido la inclusión efectiva de todas y todos, asegurando que “nadie quede atrás”.

Uno de los principales instrumentos para dar cuenta del avance de los países en relación con la implementación de la Agenda 2030 son los Informes Nacionales Voluntarios (INV), que son presentados en el Foro Político de Alto Nivel.

Para revisar en detalle las metodologías definidas por Naciones Unidas para la medición de indicadores, o los datos agregados a nivel mundial, se puede consultar la información disponible en la plataforma oficial de seguimiento. Para conocer los datos del país respecto de los indicadores, puedes consultar el siguiente enlace.

Para realizar el seguimiento y examen de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus metas, se acordó un conjunto de indicadores mundiales elaborado por el Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre los Indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Cada meta de los ODS tiene asociado, al menos, un indicador.

El marco global de 247 indicadores de seguimiento para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) representa el aspecto más concreto para estimar el avance de los países en la implementación de la Agenda 2030, así como para acreditar el cumplimiento de sus 169 metas.

Los indicadores apuntan cuantificar la acción global, teniendo en cuenta las diferentes realidades nacionales, niveles de desarrollo, capacidades y necesidades de cada país. Estos deben desagregarse, siempre que sea pertinente, por ingresos, sexo, edad, raza, origen étnico, estatus migratorio, discapacidad y ubicación geográfica -entre otras características-, en conformidad con los Principios Fundamentales de las Estadísticas Oficiales. Algunos ejemplos son:

1.2.1 Proporción de la población que vive por debajo del umbral nacional de pobreza, desglosada por sexo y edad

7.1.2 Proporción de la población cuya fuente primaria de energía son los combustibles y tecnologías limpios 1

4.5.1 Cobertura de las zonas protegidas en relación con las zonas marinas

16.1.4 Proporción de la población que se siente segura al caminar sola en su zona de residencia

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son indivisibles y no están jerarquizados. Con todo, son los propios países los que definen los ámbitos de implementación más relevantes, de acuerdo con los desafíos que plantea a sus propias necesidades el desarrollo sostenible.

Chile no ha realizado ningún ejercicio de priorización de ODS o metas a la fecha. Sin embargo, ello se podría definir a la luz de una Estrategia Nacional de Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, consignada en la institucionalidad.

Chile adoptó la Agenda 2030 el mismo año de su aprobación, en 2015. Ello implicó asumir el compromiso de definir las acciones necesarias para lograr su implementación en el país. En consecuencia, una de las primeras acciones llevadas a cabo por el país fue conformar el Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, mediante el Decreto Supremo N° 49 del Ministerio de Relaciones Exteriores (2016). Este marco normativo fue actualizado en diciembre de 2019 por el Decreto Supremo N° 67, de la misma cartera.

A la fecha, el país ha presentado ante la comunidad internacional 2 Informes Nacionales Voluntarios, en 2017 y 2019.

Los Informes de 2017 y 2019 efectúan un análisis focalizado en un sub-conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), por recomendación de Naciones Unidas.

Además, en septiembre de 2017 se elaboró un Informe Diagnóstico, que revisa la situación país frente a los 17 ODS y la oferta pública asociada a ellos.

Los informes están disponibles en el siguiente enlace.

El Decreto Supremo N° 67 del Ministerio de Relaciones Exteriores, publicado el 27 noviembre de 2019, norma la institucionalidad pública a cargo de implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en Chile, y robustece la forma como el Estado de Chile y otros actores nacionales abordan la Agenda 2030 e involucra a otros actores en el proceso.

Algunas de las instancias institucionales establecidas en el Decreto Supremo, N° 67 son:

1. Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en Chile

2. Grupo Intersectorial

3. Red Nacional Agenda 2030

4. Grupos de Trabajo (Ambiental, Social y Económico)

5. Grupo Técnico de Indicadores

Más detalles de la institucionalidad pueden obtenerse en el siguiente enlace.

La institucionalidad chilena contempla la creación de Grupos de Trabajo Económico, Social y Ambiental y de un Grupo Técnico de Indicadores. Estos Grupos de Trabajo buscan complementar las funciones del Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030, y tienen por objeto estudiar los avances y cumplimientos en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Sin perjuicio de que se puedan crear más a futuro, el decreto establece la creación de:

1. Grupo de Trabajo Ambiental, coordinado por el Ministerio del Medio Ambiente

2. Grupo de Trabajo Social, coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia

3. Grupo de Trabajo Económico, coordinado por el Ministerio de economía, Fomento y Turismo

4. Grupo de Trabajo Técnico Sectorial de Indicadores, compuesto por representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores; Ministerio de Economía, Fomento y Turismo; Ministerio de Desarrollo Social y Familia; Ministerio del Medio Ambiente; y del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Para el desarrollo de sus sesiones, el Decreto Supremo N° 67 indica que los Grupos de Trabajo podrán invitar, entre otros actores, a la sociedad civil, académicos, expertos, organizaciones no gubernamentales, entidades privadas y otros actores relevantes. Constituyendo así el espacio preferente para vincular a las partes interesadas.

El principal instrumento de seguimiento y revisión de la implementación de la Agenda 2030 corresponde a los Informes Nacionales Voluntarios (o INV).

A través de estos Informes, los Estados Miembros de Naciones Unidas cumplen el compromiso de efectuar revisiones periódicas e inclusivas de su progreso en desarrollo sostenible, a nivel nacional y subnacional (regional). Los INV son una parte esencial de las revisiones regulares que se realizan durante el Foro Político de Alto Nivel.

El objetivo de los INV es facilitar el intercambio de experiencias entre pares, incluidos los éxitos, los desafíos y las lecciones aprendidas, con miras a acelerar la implementación de la Agenda 2030. También buscan fortalecer las políticas e instituciones de los gobiernos y movilizar el apoyo de las múltiples partes interesadas, fomentando las alianzas para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En Chile, según lo señalado en el Decreto Supremo N° 67 del Ministerio de Relaciones Exteriores (2019), entre las funciones mandatadas para la Secretaría Técnica del Consejo Nacional se encuentra el proponer el Informe Nacional sobre los ODS (INV).

Este informe debe consolidar, sistematizar y analizar la información proveniente de diversos organismos. Esta propuesta debe ser realizada, al menos cada tres años, en coordinación con el Ministerio Secretaría General de la Presidencia, para posterior consideración del Consejo, y en concordancia con los plazos comprometidos con Naciones Unidas (ONU).

Además, la Secretaría Técnica debe establecer la coordinación técnica con las agencias de Naciones Unidas (ONU) correspondientes, para contar con su colaboración en la elaboración del Informe.

Producto de ese trabajo, el país ha presentado ante la comunidad internacional 2 Informes Nacionales Voluntarios (INV), en 2017 y 2019. Junto a estos, en 2017 se elaboró también un Informe Diagnóstico que revisa la totalidad de los ODS y la oferta pública asociada a ellos.

El INV de 2019 consideró también el involucramiento de múltiples partes interesadas para el levantamiento de iniciativas vinculadas con los ODS.

Los INV de Chile están disponibles aquí.

El primer paso es conocer e informarse sobre la Agenda 2030. Un lugar de consulta relevante es el sitio web de Naciones Unidas (ONU) dedicado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el cual se detalla cada uno de los objetivos y sus principales temáticas.

Luego, puedes analizar los distintos ámbitos de tu vida cotidiana, familiar, laboral, académica u otros en los cuales tus acciones personales pueden contribuir y/o impactar al logro de la Agenda 2030. Decisiones cotidianas como tus hábitos de consumo, forma de abordar la igualdad de género, el reconocimiento y respeto por las minorías sexuales y pueblos originarios, actividades de reciclaje, ahorro de energía o de consumo de agua contribuyen al logro de los ODS.

Sin duda estos esfuerzos contribuyen a uno mayor y colectivo, en donde las acciones y decisiones personales deben ser acompañadas por acciones de otros actores, y así lograr impactos a múltiples niveles, con responsabilidades compartidas, pero diferenciadas.

Para informarte sobre acciones concretas puedes consultar este documento con recomendaciones de actividades cotidianas para contribuir al desarrollo sostenible.

Reconociendo el rol clave que tienen las organizaciones sin fines de lucro y de interés público para el desarrollo del país, también tienen un papel muy relevante en el logro de la Agenda 2030. Entre muchas de sus virtudes es reconocida su capacidad de vincularse con grupos vulnerables, encarnando una de las consignas centrales de la Agenda 2030 de “no dejar a nadie atrás”.

Para profundizar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la publicación Las ONG ante los Objetivos de Desarrollo Sostenible propone una serie de pasos pensados para que organizaciones sin fines de lucro los adopten. Entre ellos se encuentran:

1. Conocer y familiarizarse con los ODSO.

2. Identificar los ámbitos de mayor vinculación que tiene la organización con la Agenda 2030.

3. Establecer objetivos que puedan ser medidos.

4. Integrar el marco de la Agenda 2030 en todas las tareas y acciones de la organización.

5. Reportar y comunicar públicamente las acciones realizadas.

Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica del Consejo Nacional, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

Las empresas son otro de los actores protagónicos llamados a actuar para el logro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Hoy, las empresas tienen la exigencia y responsabilidad de actuar bajo criterios de sostenibilidad. Es cada vez más notorio que inversionistas, gobiernos y consumidores están demandando a las empresas de forma creciente criterios de sostenibilidad al momento de tomar sus decisiones.

En este marco, la publicación SDG Compass sugiere una serie de pasos para vincular las empresas a la Agenda 2030. En términos generales estos son:

1. Conocer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y entender las oportunidades y responsabilidades que representan para el negocio.

2. Definir las prioridades o ámbitos en los cuales se focalizarán los esfuerzos de vinculación de la empresa con los ODS.

3. Establecer objetivos que permitan evaluar los resultados.

4. Integrar la sostenibilidad de forma general en la empresa

5. Comunicar y reportar el progreso de la empresa frente a los ODS.

A nivel internacional, algunos referentes que pueden ser consultados en el tema son, por ejemplo, Pacto Global o el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible. En el país, Pacto Global Chile, con su plataforma Conecta, y el Sistema B plantean interesantes metodologías de adopción de la Agenda 2030 en el ámbito empresarial.

Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

Un aspecto relevante de la Agenda 2030 se relaciona con la difusión y conocimientos que tienen los niños, niñas y adolescentes sobre el desarrollo sostenible, en tanto son protagonistas de implementar los cambios que permitan resguardar el planeta para las generaciones futuras. Incluso, la educación sobre desarrollo sostenible está presente de forma explícita en algunas de las metas de los ODS, tales como las 4.7, 12.8 y 13.3.

Con estos antecedentes se sugiere conocer en detalle la Agenda 2030, y evaluar la inclusión, no solo de contenidos dentro de las mallas formativas de los alumnos, sino también permear otros ámbitos permanentes de la gestión educativa, tales como la igualdad de género, la reducción de las desigualdades, la protección del medio ambiente u otros.

Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

Es conocido el gran potencial de impacto que tiene la educación superior en la formación de ciudadanos que contribuyan al desarrollo sostenible. Cada vez con más fuerza se implementan políticas que conectan la formación académica de los estudiantes con lo que sucede en su entorno, así como revindican el rol de las casas de estudio como ciudadanos corporativos.

Consciente de lo anterior, la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDSN, por sus siglas en inglés), ofrece una guía orientadora que tiene como propósito inspirar a las universidades a actuar y apoyarlas en el proceso de apropiación e implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se proponen 5 pasos para lograrlo:

1. Diagnosticar e identificar las acciones que ya está haciendo en materia de desarrollo sostenible.

2. Difundir los ODS y capacitar a todo nivel en la institución educativa.

3. Identificar brechas y oportunidades para el cumplimiento de los ODS en la institución Educativa.

4. Integrar, implementar e incorporar los ODS mediante el establecimiento de una hoja de ruta.

5. Monitorear, evaluar y comunicar las acciones implementadas.

Para consultar otras experiencias, puede consultar este sitio web (en inglés), con cerca de 50 ejemplos de cómo las universidades están realizando acciones de implementación de la educación para los ODS.

Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

Es indudable la capacidad de diálogo y acción que tienen las municipalidades frente a la realidad ciudadana. Esto refuerza la relevancia que tienen los gobiernos locales para el logro de la Agenda 2030. Especialistas en la materia recomiendan que los gobiernos locales adopten con fuerza esta hoja de ruta global y la plasmen en el territorio.

Un buen ejemplo de cómo abordar este desafío es lo que presenta la “Guía para la Localización de los ODS en el ámbito local de Andalucía” , elaborada en 2020 por la iniciativa “ODS Local Andalucía”. En esta guía se propone un trabajo en 5 fases principales, con un componente de comunicación permanente durante todo el proceso. Las fases son:

1. Conocer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), reflexionar sobre su incidencia a escala territorial, generar compromisos de las instituciones locales en pro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y aprobar en consenso un proceso de localización de los ODS

2. Identificar e incorporar a todos los agentes claves (ciudadanos, organizaciones, empresas, etc.) al proceso de deliberación.

3. Identificar y alinear las iniciativas que ya se están implementando, con los ODS.

4. Iniciar un proceso de planificación estratégica que concrete las acciones específicas a desarrollar.

5. Establecer un sistema de seguimiento y evaluación que permita analizar la evolución de la ejecución de las actuaciones y el logro de objetivos a escala territorial.

Las distintas asociaciones de Municipios en el país también son una fuente de información y articulación relevante para fomentar el desarrollo sostenible en los territorios.

Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

La generación de conocimiento contribuye al entendimiento de los fenómenos naturales, sociales y económicos. A su vez, la Agenda 2030 propone 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), abordando multiplicidad de temas como las energías renovables, infraestructura, desarrollo de ciudades, producción de alimentos, protección de los ecosistemas, procesos sociales y democracia, entre múltiples otros.

Surge entonces una oportunidad de vincular la investigación con los temas que son relevantes para el desarrollo sostenible, y cómo esa generación de conocimiento puede ser vital para acelerar las acciones que permitan el logro de la Agenda 2030.

La invitación es a formar profesionales comprometidos con el desarrollo sostenible, y también generar conocimiento en torno a la sostenibilidad. Preguntas tales como: ¿Cómo aborda el sistema educativo el desafío del desarrollo sostenible?, ¿Qué acciones son necesarias para frenar el cambio climático? ¿Qué alternativas existen para desacoplar el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente?, pueden inspirar dicho proceso. Para profundizar en el tema se sugiere tomar contacto con la Secretaría Técnica, al correo secretariaods@desarrollosocial.cl.

No es necesario solicitar autorización para adherir a la Agenda 2030. La ciudadanía toda y cada una de sus instituciones y orgánicas están invitadas y desafiadas a realizar acciones para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para facilitar lo anterior Naciones Unidas dispone de los elementos gráficos públicamente para la libre descarga.

Con todo, la Secretaría Técnica invita a comunicar las acciones o iniciativas vinculadas a la Agenda 2030 que emprendas, para poder difundir y generar sinergias con todos los actores. El correo de contacto es secretariaods@desarrollosocial.cl.

Además, la página web dispone de una sección en la cual se exponen acciones de múltiples actores para el logro de los ODS. Puedes enviar tus propias acciones a través del siguiente enlace.

Secretaría Técnica Consejo Nacional de Implementación de la Agenda 2030 - Ministerio de Desarrollo Social y Familia - Catedral 1575, Santiago de Chile - secretariaods@desarrollosocial.gob.cl